martes, 19 de junio de 2012

Una bufanda

Sí, ya lo sé hace mucho tiempo que no publicaba nada y ahora que tengo un ratillo os enseño una bufanda con el calor que hace... pero es que tengo acumuladas unas cuantas cosas para enseñaros.
Pues esta ha sido la primera vez que he cogido las dos agujas para hacer punto... la verdad es que no sé muy bien por qué, pero no me llamaba la atención, pero un día este invierno la niña quería llevar al cole una de las bufandas que la hizo su tata pero todas la estaban pequeñas, así que me animé, compré tres madejas de lana muy muy suave, las agujas y me puse a investigar por la red hasta que vi una que me gustaba. Me puse a hacerla, pero cuando llevaba la mitad la deshice porque no terminaba de convencerme.
Seguí buscando y dí con este modelo y me encantó. Me costó cogerle el truquillo, pero luego resulta que es muy muy fácil. Lo malo es que desde que la empecé hasta que la terminé pasaron casi tres meses y estábamos en la mitad de la primavera... así que directamente se ha ido al armario a esperar tiempos más apropiados.
Por supuesto tiene fallos, como los finales y los comienzos que no me quedan bien, no sé los veo demasiado sueltos... pero para ser la primera no está nada mal.