lunes, 21 de diciembre de 2009

Aquí también ha nevado

Como ocurre siempre cuando menos nos lo esperamos y menos nos avisan es cuando te levantas por la mañana y ¡sorpresa! todo está nevado... Eso es lo que ha pasado hoy, que después de un día soleado y gélido día como el de ayer, esta mañana esta era la imagen que había desde mi ventana:

Así que lo mejor que se puede hacer en estos casos es volver a la cama y esperar a que amanezca a ver si con un poco de suerte sigue nevando y es imposible ir a trabajar...
Pero esta vez no ha sido así... a eso de las 8 ha parado de nevar, y con la luz del día parecía que la nevada no era para tanto, así que he cogido el coche y he salido para el trabajo.... y aunque la carretera al principio estaba bien, luego se ha convertido en esto:

Una enooooorme capa de nieve helada cubría toda la carretera. No había rodadas por donde pasar, no había dónde dar la vuelta para volver a casa, así que lo único que podía hacer era seguir hacia adelante intentando controlar el coche, que se iba para todos los lados, y rezar para que no pasara nada. Y después de casi una hora (un recorrido que se puede hacer en diez minutos) he llegado a mi trabajo... Pero esta experiencia me ha servido para ¡¡¡¡¡NO VOLVER A SALIR DE CASA EN UN DÍA DE NIEVE!!!!!