domingo, 23 de noviembre de 2014

Neceser de los veinte minutos

Así es como llaman a este neceser en clase, y es que en teoría eso es lo que se tarda en hacerlo... ¡veinte minutos!... pero el nombre tiene truco y es que eso es lo que se tarda cuando ya lo has hecho unas cuantas veces porque la primera lleva bastante más tiempo hacerlo...
La idea es muy sencilla, elige una tela que te guste, un poco de entretela de planchar y tan sólo hay que planchar la tela a la entretela, doblar, coser, montar ¡y listo! al final tienes un neceser tan bonito como este.
Después tan solo hay que añadir el botón de imán para que el neceser cierre perfectamente, en este caso cosido con mouliné de DMC del mismo color que las florecillas.
Y tras un par de horas el neceser ya está listo... ¿quién dijo veinte minutos? Bueno, se tarde el tiempo que se tarde la verdad es que queda muy bonito y puede ser una buena idea para regalar en las fechas que se acercan.