sábado, 1 de diciembre de 2012

Mi primer amigurumi

Hace tiempo que cada vez que me daba una vuelta por los blogs, siempre terminaba viéndolos... de muchas formas, tamaños y colores bien distintos, pero todos tenían algo en común... y es que sus dueñas decían que eran muy fáciles de hacer... incluso si no sabes hacer ganchillo... pues hala, no hay nada como probar algo nuevo para ver si se es capaz de hacerlo.
En el cole, cuando era pequeña, las monjas me enseñaron a hacer ganchillo, ya sabéis los típicos tapetes blancos... y aunque me gustaba, no volví a tocar una aguja de ganchillo hasta que me dio por hacer la colcha de grannys, y una vez terminada, nada de nada hasta que decidí que iba a hacer un amigurumi...
Empiezo a buscar por internet y me encuentro con este precioso conejito, imprimo las instrucciones y me doy de morros con el primer problema... el famoso "anillo mágico" ¿y eso que es? pues nada, otro paseito por la red hasta que descubro esta maravillosa página que os recomiendo si queréis aprenderlo todo sobre los amigurumis.
Pues ya con todo preparado hago mi anillo mágico y empiezo a ganchillear, y a lo tonto a lo tonto terminé mi conejito en menos que canta un gallo.
No todo podía ser perfecto... como era para probar, utilicé un resto de la lana de la colcha de los grannys y me ha quedado muy muy pequeño, estoy deseando quedarme un poquito libre y comprar una lana más gordita para que me salga uno bien grandote, que además será más fácil de manejar que este.
Sin duda lo que más guerra me dió fue la flor de la cabeza... no sé cuántas veces la hice y la deshice porque no me aclaraba con las explicaciones, pero a cabezota no me gana nadie y hasta que no quedó perfecta no paré...
Ahora me he hecho socia del club de las que dicen que hacer un amigurumi es muy fácil aunque no tengas ni idea de hacer ganchillo!!!